13.6.08

PRESENTACIÓN DEL LIBRO COLECTIVO "TALLER DE ESCAPISTAS" POR EDILBERTO "SONGO" GONZÁLEZ TREJOS

Foto 1: Miembros del Taller de Escapistas dirigido por Carlos Oriel Wynter Melo

Carlos y amigos escapistas, que así les llamaré en adelante, hemos discutido claro que sí, sobre el para qué se escribe y porqué se hacen los talleres. Carlos, nos proporcionas respuestas y razones válidas en tu prólogo a esta obra, hija de muchos padres y madres, ahijada de muchos padrinos y madrinas, el "parto compartido" a que te refieres.

W.G. Sebald se pregunta "¿Para qué sirve la literatura?" y se responde,
Quizá sólo para ayudarnos a recordar, y enseñarnos a comprender que algunas extrañas conexiones no pueden explicarse por la lógica causal...

Y agrega que,
Hay muchas formas de escritura; sólo en la literatura, sin embargo, puede haber un intento de restitución que vaya más allá del mero recitado de los hechos, más allá de la erudición.

Elena Bisso
, docente y psicológa argentina, nos dice que,
Para aproximarnos a una definición podemos pensar al taller literario como un campo complejo de espacios superpuestos, resistente a las planificaciones temáticas, donde al aprendizaje y al trabajo los timonea la más pura pasión por la palabra.

Y así las palabras de Carlos, en las que funda y basa la creación de talleres para facilitar el crecimiento interior y para no perder aquella naturaleza de búsqueda, ahogados entre deberes y la "maldición de Caín" adquieren mayor fuerza y sentido.

Es así como en este libro he hallado gente con multitud de profesiones pero una vocación común, la literatura, el contar historias y porqué no, el Taller de Escapistas, estos son los espacios superpuestos, resistentes a la planificación temática, guiados por su pasión pura, sí, pura pasión por la palabra, aprenden y trabajan bajo el timonel de la pasión, y el éxito de este Taller es que quien dicta el mismo es el mayor apasionado.

Foto 2: Silvia Fernández-Risco habla en representación de los estudiantes del taller, autores del libro. En la mesa, Lili Mendoza, Edilberto "Songo" González Trejos y Carlos Oriel Wynter Melo.

Hombres y mujeres de todas las edades, con sensibilidades diferentes, convergentes, de muchas partes del Mundo, suman cada uno su toque personal a este libro compartido, en el espíritu grupal de trabajo en grupo —valga la redundancia— que ha permeado gran parte de este nuevo siglo en la literatura panameña.

A muchos de ustedes los conozco personalmente hace rato, a otros quizá de otros mundos, el contacto con el papel, la tinta y sus historias, me hizo sentir que los conocía desde siempre, del Criminal, El jardinero, La virgen del librero, El hijo de saturno hasta esa Compañía nocturna, pasando por esas novias de blanco de nuestras noches, los semáforos que se multiplican de día, un San Antonio puesto de cabeza, y aquel 4 X 4 imponente, todos en pos de la voz, muchos de ellos acabados con maestría, con una búsqueda que sé los puede llevar a buen puerto.

Foto 3: Edilberto "Songo" González Trejos y Carlos Oriel Wynter Melo.

Una de nuestras escapistas, Lissete Lanuza ya lo ha escrito en el epílogo de esta publicación colectiva, cuasi alma grupal:
Nueve escritores, nueve mundos. Y no es solo una metáfora. Nueve personas completamente diferentes, unidad por un deseo común: escribir. Me atrevo a decir que nueve maneras de ver la vida, nueve maneras que se recogen en estas páginas. Nueve visiones encauzadas por una más abarcadora: la literatura.

Parafraseando a Lissete, amigos, ustedes tenían historias, ahora tienen cuentos. Tenían ganas y ahora tienen material. Querían ser y ahora ya comienzan el arduo camino del ser.

Sabul, Hjalmar, Silvia, Yolanda, Daniella, Jairo, Dairo, Eduardo, Lissete, déjenme agregarles, ahora todos tenemos sus historias, nos alimentamos de su material, y de su seidad, nadie tiene duda, el camino está en frente de Ustedes para que lo trillen.

1 comentario:

lottery raffle dijo...

that's really cute..wish i had one too.